NUEVASPATENTES
Algunas de mis patentes

¿Patentar?, ¿o no patentar?


 

  

 

  

      Esta decisión es difícil de tomar, influyen  muchos factores que hay que tener en cuenta, para empezar sería necesario saber si la idea es patentable o no, si ya esta patentado, si técnicamente es posible realizarse, las mejoras que incluiría, etc.

 

      Antes de patentar se debe tener una idea clara de lo que se pretende hacer con dicha patente, ya que es una propiedad y se busca sacar una rentabilidad a la inversión realizada.     

 

     En el caso de querer fabricar el producto resultante de la patente, que es la forma de sacar más rentabilidad al producto; para ello es necesario hacer un estudio de costes de producción y estudio de mercado, así como de distribución. El resultado de dicho estudio dará una idea clara del potencial del producto.  

 

     Por ejemplo, si la patente se convierte en un producto que tendrá buena aceptación en el mercado de consumo, tomando como referencia algún producto similar o un producto del mismo ámbito,  o producto consumible que demandan los consumidores, o que exista carencia del mismo.

 

      Si ya existe el producto y tiene salida comercial y es un 60% diferente con más prestaciones y mejor calidad.  

 

    Si cumpliendo lo anteriormente dicho, si el coste de producción del producto  deja margen de beneficios aceptables vendiendo al mismo precio  del que ya existe en el mercado.

 

Si añadiendo el porcentaje del vendedor y los gastos de distribución, el margen de beneficios es aceptable. Patenta y protege tu negocio que puede ser muy rentable. 

 

      En el caso de querer patentar para después vender o ceder los derechos de explotación, el precio depende del tipo de patente que sea y sobre todo de la innovación que represente, también dependerá mucho del desarrollo técnico que tenga.

 

     Por ejemplo, si se pretende vender la patente o ceder los derechos de explotación, tal y como se presenta en el registro de patentes, el precio de venta o cesión de derechos de explotación seria bajo, esto es debido a que para presentar una patente o modelo de utilidad se intenta detallar lo menos posible  las partes de la idea, esto es positivo a la hora de presentarlo en el registro de la propiedad intelectual, ya que se abarca más posibilidades de adaptación técnica, pero para vender la patente es negativo pues solo vendes una idea ambigua sin detalles.

 

     Sin embargo, cuando se a realizado un estudio técnico después de patentar, no solo vendes la idea, también vendes como fabricarlo de la forma más rentable, los componentes que lo integran, el coste de producción total, donde se fabricaría, el estudio de mercado en relación a productos similares, etc. Consecuentemente toda esta información detallada sobre la patente se valora positivamente dando un mayor valor de venta.